Revista Gastroenterología

Entrega 3 de 4 – EII y riesgo de contagio por COVID-19

Adaptado de: de León-Rendón J, Hurtado-Salazar C, Yamamoto-Furusho J, Aspectos y consideraciones generales en la Enfermedad Inflamatoria Intestinal durante la pandemia por COVID-19, Revista de Gastroenterología de México (2020), doi:https://doi.org/10.1016/j.rgmx.2020.05.001.

Tratamiento médico – quirúrgico:
5 – ASA:

En pacientes con CUCI con síntomas no controlados: Optimizar la dosis de 5 – ASA oral y adicionar 5 – ASA tópico (Vía rectal)

Corticoesteroides:

El uso debe evitarse de ser posible. Vigilar a los pacientes con dosis ≥20 mg/día y valorar la disminución gradual de prednisona. Pacientes con CUCI en recaída: Considerar el uso de Budesonida MMX o beclometasona. Pacientes con Crohn activa en íleon terminal o íleocecal: Budesonida.

Inmunomoduladores (azatioprina, 6-mercaptopurina, metrotexato)

No se recomienda iniciar la terapia con este tipo de medicamentos. Además, la terapia combinada con biológicos debe realizarse con extrema cautela valorando el riesgo – beneficio individualmente.
Se debe considerar la monoterapia con tiopurinas en pacientes en remisión sostenida. Es razonable suspenderlas en caso de sospecha de infección SARS-CoV-2, debido al descenso de linfocitos CD4+.

Terapia anti-TNF (adalimumab, infliximab, golimumab)

Iniciar en monoterapia con adalimumab en la atención domiciliaria, ya que reduce el riesgo de inmunogenicidad relacionada con infliximab, además de preferir los medicamentos subcutáneos y un programa de educación remota del paciente. No deberán suspenderse con el fin de evitar la infección por SARS-CoV-2 y deberán mantener dosis e intervalos de administración.

Terapia anti – IL-12 / 23P40 (ustekinumab)

No hay evidencia de un mayor riesgo de infección por SARS-CoV-2, además de contar con la ventaja de aplicación intravenosa inicial y mantenimiento por vía subcutánea.

Terapia con integrina anti – α4β7 (vedolizumab)(ustekinumab)

No hay evidencia de un mayor riesgo de infección por SARS-CoV-2, ni de complicaciones por COVID – 19. Existen reportes que la remisión se puede mantener hasta por 24 semanas, por lo que se puede continuar la administración de vedolizumab.

Inhibidores de la Janus quinasa (tofacitinib) (vedolizumab)(ustekinumab)

No hay evidencia de un mayor riesgo de infección por SARS-CoV-2, es necesaria la vigilancia estrecha en pacientes bajo esta terapia, ya que ante la sospecha de desarrollo de COVID – 19 se deberá suspender el tratamiento hasta 2 semanas posteriores al cese de la infección.

Cirugía y enfermedad inflamatoria intestinal

Siempre que sea posible, se deben diferir las cirugías electivas y las cirugías complejas, valorando regularmente el momento óptimo para realizarlas. Considerando que el retraso en la atención permitiría la progresión de la enfermedad y peores desenlaces postquirúrgicos.
Los procedimientos de emergencia deberán continuarse como parte de la atención de rutina, eligiendo la terapia postoperatoria para prevenir la recurrencia en el contexto de la pandemia actual. La urgencia de sepsis perianal se debe manejar ambulatoriamente.

Login to your account below

Fill the forms bellow to register

Retrieve your password

Please enter your username or email address to reset your password.